Comienzo de conversaciones sobre Teletrabajo

Share Button

Como sabéis, MAPFRE ya nos ha comunicado a toda la plantilla que se inicia el proceso de vuelta a la normalidad tras la pandemia que hemos sufrido los últimos dos años, por esta razón comenzamos las conversaciones con la Empresa sobre un posible acuerdo que regule el Teletrabajo en MAPFRE una vez superada la etapa en la que el Teletrabajo que veníamos haciendo estaba motivado por razones de Salud Laboral ante el COVID.

Queremos explicaros cuál es la situación de partida y los próximos pasos a dar, para garantizar a toda la plantilla un trabajo a distancia con todos los derechos laborales.

Aclarando conceptos sobre el teletrabajo

 El trabajo a distancia viene regulado en el Real Decreto Ley (RDL) 28/2020 y lo primero que se especifica es que “se entenderá que es regular el trabajo a distancia que se preste, en un período de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada”

Si se dan estos dos requisitos, debe regularse a través de un acuerdo con la Representación Legal de los Trabajadores que debe tener un contenido mínimo sobre: equipos y medios, gastos y su compensación obligatoria, horarios de trabajo y disponibilidad, porcentajes de trabajo a distancia y presencial, adscripción a centro de trabajo concreto, lugar en el que se realizará el trabajo a distancia, plazos de preaviso de reversibilidad, medios de control de la actividad por parte de la empresa…

Además, debe establecer los mecanismos para garantizar el derecho a la estabilidad en el empleo, igualdad de oportunidades, formación, promoción, salud laboral, garantía del mantenimiento de los derechos de representación colectiva

Cualquier otro tipo de trabajo a distancia que no alcance al 30% de la jornada NO está sujeto a esta regulación pero puede darse también en la empresa sin ningún problema.

Y también es importante recordar el carácter voluntario que tiene esta modalidad tanto para la persona trabajadora como para la empresa.

 ¿Cuál era la situación de MAPFRE cuando se publicó el RDL sobre trabajo a distancia?

Desde el año 2011, tenemos un modelo de teletrabajo en vigor, negociado por la representación sindical y la empresa; en él se recogen los derechos y obligaciones de las partes, la gestión de los medios, cuestiones de salud laboral… Al teletrabajo, desde entonces, se pueden acoger personas pertenecientes a los colectivos del SI24, CUE, CUS, CCC, CMP o por motivo de salud, siempre que se cumplan una serie de requisitos.

Sobre esta materia, también nuestro Convenio Colectivo, en su artículo 13, recoge el compromiso firme de la empresa de “analizar y promover formas flexibles de realización de la actividad laboral desde un lugar distinto al centro de trabajo utilizando medios telemáticos y nuevas tecnologías”. Cuando surge la crisis COVID, por lo tanto, MAPFRE ya estaba dando pasos para flexibilizar el modo de realización del trabajo, realizando pruebas piloto en distintos colectivos.

¿Qué plantea ahora la Sección Sindical de CCOO sobre Teletrabajo?

Nuestra propuesta inicial recoge lo que ya os anticipamos en nuestro programa electoral y que coincide con lo que nos habéis planteado tanto en las respuestas a la encuesta que pasamos a primeros de año como en las visitas a los centros de trabajo.

Desde la Sección Sindical de CCOO proponemos un acuerdo de Teletrabajo que recoja la posibilidad de realizarlo de forma general 2 días por semana, que mejore la compensación recogida en el Convenio Sectorial y que refleje todas las materias recogidas en el Real Decreto.

Hay dos aspectos que a CCOO nos parecen muy importantes y queremos resaltar: contemplar la necesidad de teletrabajo para personas víctimas de violencia de género y, de capital importancia, implantar medidas que eviten la perpetuación de roles y fomenten la corresponsabilidad.

No queremos que el teletrabajo sea una medida exclusiva de conciliación y que empuje, especialmente a las mujeres de nuestra plantilla, a quedarse en casa y, por tanto, sus carreras profesionales dentro de la empresa se vean en desventaja por el regreso a los cuidados del hogar, disfrazados de “teletrabajo”.

Queremos ir a esta negociación con la “mente abierta” y dispuestos a valorar soluciones que sobre todo prioricen la flexibilidad huyendo de encorsetamientos y fórmulas rígidas porque sabemos que cada persona tiene necesidades y preferencias diferentes que además pueden ir cambiando a lo largo del tiempo.

Debemos continuar garantizando que la transformación digital siga permitiéndonos la calidad en el empleo que venimos disfrutando, lo contrario sería una irresponsabilidad con graves consecuencias.

 

Share Button
mega888